AUTÓNOMOS Y PROFESIONALES ANTE LA INSEGURIDAD JURÍDICA.

Actualizado: 25 de jun de 2020

  En  un Estado Democrático y de Derecho, es primordial que exista seguridad jurídica ya que esta va unida a la igualdad ante la Ley y la libertad.

           Dadas las circunstancias relativas a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, los españoles hemos aceptado de forma ejemplar que se decretara el Estado de Alarma, por ser uno de los mecanismos previstos en la Constitución para defendernos ante situaciones como ésta. Del mismo modo, comprendemos y aceptamos que durante su vigencia,  el Gobierno esté legitimado para suspender algunos derechos y libertades con el fin de poner fin a la crisis sanitaria lo antes posible. 

           No voy a entrar a analizar la gestión de la pandemia,   aunque considero que se debía haber afrontado apenas se iniciaron los primeros casos, visto lo que estaba ocurriendo en China.

           Respecto a las medidas económicas, se están dando palos de ciego, se rectifica, se improvisa, generando en abogados laboralistas, graduados sociales y gestores un desconcierto total.  Es difícil informar a un cliente, cuando la información oficial puede desdecirse a las pocas horas. 

           Hay una gran inseguridad en todos los aspectos, por los trabajadores por cuenta ajena y, también para los trabajadores por cuenta propia: los sufridos autónomos, así como profesionales. 

           El pasado fin de semana, el Gobierno anuncia que se prohíbe el despido, mejor dicho, que limitan las causas de despido, en consecuencia se encarecen. El efecto que se va a producir es el contrario, ante la imposibilidad de extinguir algunos contratos, muchas pequeñas empresas y autónomos con algún empleado, se verán obligadas al cierre.

           Este fin de semana, también se han endurecido las medidas de confinamiento, de tal forma, que desde hoy día 30, hasta el día 9 de abril, todos los trabajadores que no desarrollen una actividad esencial, deben quedarse en casa con un permiso retribuido recuperable. 

           Pero hasta última hora, miles de trabajadores y profesionales, no sabían  si  tenían que ir a trabajar hoy lunes  o no.  En concreto, hasta que no ha salido el BOE detallando cuales son las actividades esenciales. 

           Pero ¿Qué ocurre con los trabajadores por cuenta propia, con los profesionales? Son  los grandes olvidados una vez más y,  que sin embargo contribuyen a la economía del país de forma muy significativa, pero el  BOE, ni los nombra,  no hace referencia a ellos.

           Para ellos,  no hay permiso retribuido, ni recuperable, evidentemente  un autónomo, un profesional,  no se va a retribuir a sí mismo, sobre todo porque si no trabaja,  no tiene ingresos.  Tampoco va a recuperar el tiempo no trabajado, porque para salir adelante el autónomo ya trabaja todas las horas posibles.

           Tanto  autónomos, como profesionales,  tienen unos gastos para el desarrollo de su actividad, que pagar unos impuestos, que deben afrontar mes a mes, trimestre a trimestre. No se pueden sostener esos gastos sin ingresos y, no hay ingresos si no se puede trabajar, o los clientes no pueden acudir. Va a ser imposible  retribuir a un empleado, tampoco lo puede despedir; no va a poder pagar sus impuestos antes del próximo día 20 de abril.

           La situación para el autónomo y el profesional, puede llegar a ser ser angustiosa.



13 vistas0 comentarios